Total de visualitzacions de pàgina:

divendres, 14 de setembre de 2012

Mi parto

Era un viernes normal. Con mi pequeña barriga paseaba por los pasillos de Sant Pau de maternidad. A un lado madres recién paridas amamantaban a sus bebes, familiares ruidosos felicitaban a padres noveles y al otro lado del pasillo barrigas y más barrigas de embarazos difíciles, madres sin estrenar llenas de miedos, incertidumbres y espera. Éramos las ingresadas por embarazos de alto riesgo, y todo  sea dicho, las mimadas del hospital. 

Dos mundos separados por un largo pasillo, dos caras de una misma moneda, el sufrimiento, la duda, la espera... y las endorfinas desenfrenadas, la alegría de traer una vida nueva al mundo, el amor en su estado más puro. Como la vida misma, cada día amanecía en la maternidad de Sant Pau, con lo bueno y lo malo de eso que llaman vivir.  

Recuerdo el día que salí de la consulta del doctor y me dejaron ingresada. El bebé no crecía, la placenta se deterioraba, el cordón no funcionaba bien... Y los dos desesperados, con cara de pánico, subimos a planta. La auxiliar, que se llamaba Marta y era un amor, me explicaba cómo funcionaba todo allí y yo no podía parar de llorar. Dejó de hablar y me abrazó muy fuerte. Me tocó la barriga, me dijo que todo iba a salir bien. Y yo la creí. El mundo está lleno de personas increíbles, buenas, con ángel...lástima que los malos gritan más alto y se les oye más entre el ruido cotidiano. Además vamos todos tan locos en nuestro día a día, arriba y abajo, siempre contrarreloj, que no nos permitimos sentir, amar, dar y recibir.

Era sobre las 12 cuando vinieron a ponerme las correas de control. Se ponen dos veces al día a las embarazadas ingresadas. Tuve una contracción, un poco más fuerte que otras, y las pulsaciones de mi bebe empezaron a bajar, llegaron a 60. Entonces no lo sabía pero eso era casi parada cardíaca. Mientras la curva de la contracción subía las pulsaciones de mi bebe bajaban. Llamamos a la comadrona, Rosa, que se fue corriendo al médico. El bebe se recuperó y parecía que sólo había sido una bajada puntual. Por si acaso me pusieron una correas extras a la tarde. Cuando casi estaban a punto de sacarlas Pol volvió avisar que no estaba bien. Ya no llamaron al médico y me dijeron que me bajaban a quirófano. No llegaban los camilleros y las auxiliares cogieron la cama y corriendo (como en las pelis) me llevaron al ascensor. 

Yo sólo miraba a Rosa, una comadrona curtida en mil partos, con una cara que era un poema. Verónica ponte de lado, que le llegue bien el oxígeno al nene. Allí ya vi que la cosa no pintaba nada pero que nada bien. Cuando me ponían la vía en el brazo, vi como a Rosa le temblaban ligeramente las manos. 

Me metieron en quirófano y todo fue tan y tan rápido que yo era incapaz de asimilarlo. Tan rápido fue que no me pudieron poner la epidural ya que tarda en hacer efecto y me la pusieron directamente en la médula. Temblaba tanto que uno de los dos anestesistas tuvo que abrazarme para sujetarme mejor y que no me moviera. Me pusieron el oxígeno en la nariz para que le llegara mejor a Pol y me monitorizaron.  El médico me decía: no va a llorar, es demasiado pequeño, los pulmones no están del todo hechos. Es normal que no llore, no te asustes por eso, vale? Vamos hacer todo lo posible. 

El doctor le decía medio gritando a la auxiliar que desinfectara más rápido la zona, que no había tiempo. Ahí sí que pensé, por primera vez, que mi hijo se me podía morir, ahí sentí un pánico desgarrador, como un agujero en el pecho abierto a quemarropa. Hasta que Pol lloró con la fuerza y la energía de un huracán desenfrenado... y comenzó nuestra batalla por la vida

1 comentari:

  1. <3 soc mare d'un nen prematur de 30 setmanes y el teu relat em te emocionadíssima. Llegint aquest post m'he sentit taaaant identificada. El meu part va ser molt semblant, i recordo que l'anestessista em va dir exactament el mateix, que no ploraria i que no m'espantés. Al igual que en Pol, el meu petit samurai va plorar amb totes les seves forces donant a entendre que havia nascut per lluitar contra el que fes falta. Molts ànims bonica!!! per a tota la familia y una abraçada a en Pol!! :)

    ResponElimina