Total de visualitzacions de pàgina:

dijous, 13 d’octubre de 2011

Cuando una estrella se apaga

Ayer fue nuestra primera muerte en neonatos. Se apagó una estrella. Se llamaba Paula. Sus padres le habían llamado así porque en Sant Pau le habían devuelto la esperanza. Pero no pudo ser.
Ayer todos los padres en la uci nos mirábamos con pena, con dolor, pero con una tremenda cara de alivio. Sí, así de cruel y egoísta es el ser humano... de alivio de que no fuera el nuestro. Cuando pienso como estuvimos de cerca de ser nosotros, Pol, tan cerca...
Ayer lloré la muerte de esa pequeñita como no me he permitido llorar por tí. Siempre mirando hacía delante, sin permitirme caer por muy duro que fuera el golpe.
Así es también el ser humano, ante la adversidad se crece y se crece y sigue mirando al frente y levantándose cada día por muy duro que sea. Sigue hablándole a su pequeño a través del cristal, sin poder siquiera coger a ese ser indefenso, dentro de su jaulita de vidrio, apagándose poco a poco. Y sigue cantándole siempre las mismas canciones y diciéndole siempre las mismas cosas y dejándole un muñequito con el olor de su mamá para que sepa que no está sólo. Es capaz de amar con locura a esa cosita tan chiquita que salió de sus entrañas, que le arrancaron antes de tiempo, un pajarillo que se cayó del nido y se quedó herido en el suelo.
De todas esas grandezas es capaz el ser humano. De caer y volver a levantarse una y otra vez. Pero cuando una estrella se apaga, no hay consuelo para unos padres que han luchado hasta el último aliento por su pequeña.

2 comentaris:

  1. Ho sento moltíssim per aquests pares, per desgràcia ho hem viscut en primera persona... Un dia descobriran que s'han tornat a aixecar ells també, encara que el record de la Paula no s'esborri mai.
    D'aquí a uns anys li podràs explicar al Pol com n'és de fràgil i valuosa la vida, i llavors entendrà la sort que ha tingut i viurà més intensament si això és possible.
    Un petó per a la Paula i una forta abraçada per a vosaltres.

    ResponElimina
  2. Gràcies per les teves paraules. Suposo que d'una cosa així no et recuperes mai del tot ni ho superàs mai però que aprens a viure amb aquesta pena i més si tens la sort de que et quedin altres fills que t'obliguen a sortir endavant. Tot el meu amor per a la vostre petita estrella que continua brillant i pel petit que es va apagar i que segur que us cuida des del cel a tots tres.

    ResponElimina